Terapia con perros para personas mayores

Terapia con perros.

La terapia con perros es una de las mas utilizadas dentro de las terapias asistidas con animales. Sabemos que para muchos, el perro es el amigo ideal. Nos ofrece compañía, se hace querer, nos acompaña en los buenos y malos momentos de nuestra vida, nunca nos abandona, siempre estará pendiente de agradarnos y de seguir a su mejor amigo hasta el final. Increíblemente, se pasan su vida descifrando nuestro comportamiento, para así poder comunicarse con nosotros.

Son increíbles las capacidades que tienen nuestros canes. Por eso son elegidos por especialistas para la terapia con animales.

Los beneficios de la terapia con perros.

Los beneficios de trabajar con perros de terapia, han demostrado ser muy eficaces. Son animales que sirven de apoyo al terapeuta para conseguir una mayor interacción con los enfermos. Trabajan con ancianos, niños autistas, personas con trastornos psicológicos, etc.

Han demostrado muy buenos resultados como por ejemplo:

  • Disminución del estrés.
  • Mejorar los casos de depresión.
  • Conseguir una reducción de los niveles de ansiedad.
  • Aumentar la actividad física de los pacientes.
  • Aumentar la autoestima.
  • Mejorar la comunicación y las relaciones sociales.
  • Elevar el estado de ánimo.
  • Reducción de la presión arterial.
  • Los enfermos reciben el amor incondicional del animal.
  • Favorece el intercambio afectivo.
  • Los enfermos muestran un mayor interés por seguir con la terapia.
  • En muchos casos se palia la soledad de los pacientes.

Terapia asistida con animales para personas mayores.

A menudo las personas ancianas que viven en una residencia de la tercera edad, no se sienten queridas, se sienten solas y les cuesta comunicarse con otras personas. Sufren de aislamiento y poca estimulación mental.

Hay estudios que han demostrado que la presencia de un perro u otra mascota, es muy beneficiosa en muchos sentidos para las personas mayores que viven en una residencia.

Los perros, atraen la atención de los mayores gracias a sus movimientos, juegos y a sus muestras de afecto. Lo cual motiva a nuestros mayores y despierta su interés. A los perros se les puede peinar, acariciar y abrazar. Eso ayuda a reducir el estrés y es una forma de cariño que mucha gente mayor puede echar en falta.

Terapia con perros para ancianos enfermos de Alzheimer.

Los animales que viven en una residencia geriátrica no siempre están adiestrados de manera específica para interactuar con los mayores, pero su sola presencia y compañía les da mayor bienestar y felicidad. Los perros  aportan serenidad a los ancianos con el mal de Alzheimer, mientras que les ayudan a responsabilizarse de determinadas tareas (pasear al can, cepillarle u ofrecerle la comida), lo que les hace sentir útiles“.

A la hora de hacer terapia asistida con perros, los canes ayudan a los terapeutas que trabajan con ancianos que padecen la enfermedad de Alzheimer a mejorar aspectos como la motricidad y el equilibrio a través de los paseos, su cepillado o la colocación de la correa o el collar. Los perros  Contribuyen a mantener una alta calidad de vida en los mayores con este tipo de enfermedades.

El aspecto psicológico también se trabaja con los ancianos a través de los canes. La memoria es una de las facetas en las que se hace más hincapié. El hecho de que la persona de edad avanzada recuerde el nombre del animal, así como los horarios de su comida y paseos, ayuda a psicólogos y educadores a frenar la pérdida de memoria y el deterioro cognitivo que implica padecer de dicha enfermedad.

El bienestar emocional también es muy importante para lograr que el anciano que sufre alzhéimer tenga una buena calidad de vida. Los canes ayudan a conseguir que los mayores se sientan queridos y se comuniquen e integren mejor en la comunidad de la residencia. Los perros son una fuente de cariño y ofrecen al anciano la posibilidad de hablar con ellos, sin juzgarles.

terapia con animales

¿Qué perro adoptar para una persona mayor?.

Los perros han demostrado en varias ocasiones facilitar el contacto social y esto puede ser útil para la gente mayor que vive en una residencia o que vive sola. A mucha gente mayor le falta estimulación, ya que la televisión suele ser el único entretenimiento y es de naturaleza muy pasiva.

A la hora de decidir qué perro adoptar para una persona mayor, debemos tener en cuenta distintos factores como pueden ser la edad, el carácter e incluso el tamaño del animal.

Debemos de pensar que el perro va a ser un amigo, una compañía para la persona mayor. Por eso, mejor elegir un perro adulto, de mas de 4 años, que tenga ya su carácter mas asentado. No queremos que el perro se convierta en una carga para nuestro abuelo.

Seria bueno también pensar en un perro de tamaño pequeño o mediano. El tamaño puede ser importante a la hora del paseo. Un tirón de correa, podría ser muy desagradable e incluso tirar a nuestro abuelo al suelo.

Un perro de carácter tranquilo es el más apropiado para acompañar a las personas mayores. Si además es mimoso y apegado a su dueño, estamos ante la combinación ideal.
También es importante elegir un animal que haya sido socializado de forma correcta. Así nos aseguraremos que:

  • No sea miedoso.
  • Se relacione bien con otros animales y personas.
  • No tenga tendencia a escaparse.

Pues hasta aquí ha llegado nuestro articulo de hoy. Muchas gracias por leernos y hasta el próximo articulo.

Un saludo peludo¡¡¡¡