La reanimacion cardiopulmonar en perros o RCP

Reanimación cardiopulmonar en perros y respiración artificial.

La reanimación cardiopulmonar en perros o RCP es un procedimiento de emergencia para salvarle la vida al animal y se utiliza cuando se ha dejado de respirar o cuando el corazón ya ha dejado de latir.

El masaje cardiaco se emplea cuando no puede sentirse ni oírse ningún latido cardíaco.

Cuando la compresión torácica se combina con la respiración artificial se denomina reanimación cardiopulmonar o RCP.

Debido a que el cese de la respiración va seguido de manera casi inmediata por el paro cardiaco y viceversa, la RCP se requiere en la mayoría de las situaciones  que hay riesgo de muerte.

.
Aunque la RCP puede ser realizada por una sola persona, es más sencillo y a menudo tiene más éxito cuando se lleva a cabo entre dos, una administra la respiración de rescate mientras la otra realiza la comprensión torácica.

Los siguientes casos de urgencia pueden requerir respiración artificial o RCP.

    • Shock.
    • Intoxicación.
    • Ataque epiléptico prolongado.
    • Coma.
    • Lesión en la cabeza.
    • Shock eléctrico.
    • Obstrucción de las vías respiratorias.
    • Paro repentino de la actividad cardíaca y respiratoria.

Pasos a seguir en la reanimación cardiopulmonar en perros.

En primer lugar determinar que técnica se requerirá en el perro.
¿Respira el perro?.

Observa la elevación y descenso del pecho. Acerca la mejilla a la trufa del perro para sentir si sale aire.
Si la respuesta es si, tira de la lengua para abrir la vía respiratoria.
Si la respuesta es no, tomar el pulso.

¿Tiene pulso el perro?.
Trata de localizar la arteria femoral que se encuentra en la cara interior del muslo.
Si la respuesta es sí, comienza con la respiración artificial.
Si la respuesta es no, empiece a aplicar la RCP.

Respiración artificial.

Echa al perro en una superficie plana sobre su costado derecho. Abrirle la boca y tirar de la lengua hacia delante tanto como se pueda. Limpia cualquier secreción que haya con un trapo o pañuelo. Comprueba que no hay cuerpos extraños. Si los hay retíralo si es posible.

Para cachorros y perros de tamaño pequeño menos de 14 kg.

Tirar de la lengua hacia delante de manera que quede a igual distancia de los cánidos y ciérrale la boca.
Coloca tu boca sobre la nariz del perro. Sopla suavemente en las fosas nasales del perro. El pecho se expandirá.
Aparta tu boca para dejar que el aire vuelva a salir. El exceso de aire se escapara a través de los labios del perro lo que previene la hiperventilación pulmonar y la hiperdistension del estómago.

Si el pecho no se eleva ni desciende sopla con mayor energía o cierra más herméticamente los labios del perro.
Continúa a un ritmo de 20 a 30 respiraciones por minuto. Una respiración cada dos o tres segundos.
Sigue hasta que el perro respire por sí mismo o mientras lata el corazón.

Para perros de tamaño medio y grande.

Procede como para los perros de pequeño tamaño pero cierra herméticamente los labios colocando una mano alrededor del hocico para que el aire no se escape.
Sí el pecho no se eleva ni desciende sopla con mayor energía.
El ritmo respiratorio debe ser de 20 respiraciones por minuto. Una cada 3 segundos.
Continúa hasta que el perro respire por sí mismo o mientras le hace el corazón.

RCP en perros respiración artificial y masaje cardiaco.

Para cachorros y perros de pequeño tamaño menos de 14 kg.

Coloca al perro en una superficie plana sobre el costado derecho.
Coloca las manos envolviendo cada lado de la caja torácica sobre el corazón inmediatamente por debajo de la punta del codo.

Para los cachorros poner el pulgar sobre uno de los costados y el resto de los dedos por el otro.
Comprimir el pecho entre 25 y 38 mm. Oprime mientras cuentas 1 y luego sueltas mientras cuentas 1. Continúa a un ritmo de 100 compresiones por minuto.

Sí la RCP la aplica  una sola persona, debe administrarse una respiración cada cinco compresiones, si son dos personas hay que administrar una respiración cada dos o tres compresiones.

Para perros de tamaño medio y grande.

Coloca el perro en una superficie plana sobre el costado derecho. Colócate detrás del lomo del perro.
Coloca la base de una mano sobre la porción más ancha de la caja torácica no sobre el corazón.

Mantén rectos los codos y empuja en dirección vertical sobre la caja torácica con firmeza. Comprime el pecho entre un cuarto y un tercio de su anchura. Comprime contando 1 y luego suelta contando 1. Continúa a un ritmo de 80 compresiones por minuto.

.
Sí la RCP la aplica una sola persona debe administrarse una respiración cada cinco compresiones si son dos personas hay que administrar una respiración cada dos o tres compresiones.

Sigue con la RCP hasta que el perro respire por sí solo y mantenga un pulso estable. Si no se recupera los signos vitales después de 10 minutos aplicando la RCP las probabilidades de éxito serán remotas. Considera si debes dejar de aplicar la RCP.

Debe tenerse en cuenta que la RCP está asociada con posibles complicaciones que incluyen la rotura de las costillas y el neumotórax.

Igualmente no practiques nunca la respiración de artificial ni el masaje cardiaco sobre un perro que esté sano podrías lesionarte gravemente al animal.