Ataques de epilepsia en perros.

¿Qué es la epilepsia en perros?.

La epilepsia en perros es una afección crónica que causa convulsiones repetitivas y es un desorden neurológico crónico.

En la mayoría de los casos la epilepsia es una enfermedad de por vida. Un ataque ocurre cuando hay actividad eléctrica anormal en el cerebro que conduce a los cambios repentinos pero de breve duración en el comportamiento y/o el movimiento de un perro. Algunas razas pueden estar más predispuestas a la epilepsia que otras y su prevalencia puede ser mayor que otras.

¿Cuáles son las señales de que mi perro puede ser epiléptico?

Su veterinario puede sospechar que tu perro tiene epilepsia si tiene al menos dos convulsiones epilépticas en no más de 24 horas de diferencia.

Puede ser difícil para los veterinarios decir la diferencia entre las convulsiones y otros problemas de salud, por lo que proporcionarles una descripción minuciosa del evento anormal, o una grabación de vídeo, puede ayudarles en su diagnóstico. Tres características principales de las convulsiones epilépticas son:

Pérdida de control involuntario, a menudo visto con convulsiones (movimientos espasmódicos o temblorosos y fasciculaciones musculares).

Ataques irregulares que comienzan y terminan muy repentinamente.

Ataques que aparecen muy similares cada vez y tienen un patrón clínico repetitivo.

Existen diferentes tipos de convulsiones.

Hay varios tipos de convulsiones epilépticas, pero la forma en que afectan a un perro puede ser diferente a cómo afectan a otro. Algunos perros tienen más de un tipo de ataque epiléptico, y no todas las ocasiones implican convulsiones.

La mayoría de los ataques epilépticos suelen ocurrir de repente sin previo aviso, duran poco tiempo (a menudo sólo unos segundos o minutos) y se detienen por sí mismos.

Las lesiones pueden ocurrir durante las convulsiones, pero la mayoría de los perros no se lastiman y no necesitan acudir a los veterinarios a menos que la epilepsia no haya sido diagnosticada.

Los nombres o tipos de ataques epilépticos en perros.

Convulsiones focales.

Todas las crisis epilépticas son causadas por alteraciones eléctricas anormales en el cerebro. Las crisis epilépticas parciales (focales) ocurren cuando esta actividad eléctrica permanece en una zona limitada del cerebro.

Los ataques epilépticos focales se pueden presentar como:

  • Movimientos espasmódicos. Fasciculaciones faciales, el centelleo rítmico, sacudidas de la cabeza o las contracciones repetidas del músculo de una extremidad.
  • Muestras autonómicas (que se presentan del sistema nervioso autónomo, que controla las acciones involuntarias ) salivación excesiva, el vomitar, pupilas dilatadas.
  • Muestras del comportamiento (cambios episódicos en el comportamiento de los perros)  inquietud, ansiedad, búsqueda de la atención, comportamiento inexplicable del miedo.

Convulsiones generalizadas.

Este tipo de crisis epiléptica empieza simultáneamente en todo el cerebro y provoca la pérdida de conocimiento en los perros.

Las convulsiones generalizadas pueden ocurrir de repente o pueden comenzar como un ataque focal y convertirse en una convulsión generalizada.

En la mayoría de los casos de convulsiones generalizadas, el perro pierde el conocimiento, y hay una salivación excesiva y puede ocurrir que se mee o defeque.

En este video podéis ver un episodio completo de un ataque de epilepsia en perros.

 

Epilepsia en perros causas.

Una serie de enfermedades subyacentes diferentes y otros factores pueden causar convulsiones que conducen a la epilepsia.

Generalmente, la epilepsia se puede clasificar como “estructural” (donde una causa subyacente puede ser identificada en el cerebro) o “idiopática” (donde no se puede identificar ninguna o la causa es desconocida).

Epilepsia idiopática.

La epilepsia idiopática generalmente afecta a los perros de mediana edad (6 meses a 6 años) en los que no se puede encontrar ninguna causa para las convulsiones repetidas.

La epilepsia idiopática puede ser debido a una combinación de factores genéticos y ambientales.

Epilepsia estructural.

En otros perros que experimentan convulsiones, se puede encontrar la causa en el cerebro. Esto incluye problemas con el flujo sanguíneo, incluyendo obstrucciones, así como sangrado, inflamación, infección, trauma, problemas de desarrollo, tumores cerebrales y enfermedades cerebrales degenerativas.

Convulsiones reactivas.

Un asimiento reactivo ocurre generalmente en respuesta a un problema temporal en la función del cerebro, que puede ser como resultado de los cambios metabólicos o de la intoxicación que es reversible, cuando la causa o la alteración se rectifica.

Ataques de epilepsia en perros. Como actuar.

Es importante que mantengas la calma. La mayoría de los ataques son breves, y los perros generalmente no son totalmente conscientes de ellos.

Los perros afectados no son susceptibles de sufrir durante el ataque, incluso si son violentos. Asegúrate de que tu y tu perro estéis seguros moviendo cualquier mueble fuera del camino para que tu perro no pueda hacerse daño.

Bajo ninguna circunstancia debes poner nada en la boca de tu perro, incluyendo tus manos.

Su veterinario puede prescribir ‘ medicación de emergencia ‘ para reducir la duración de un episodio epiléptico.

La mayoría de las convulsiones sólo duran 1-2 minutos, pero es una buena idea medir el tiempo de las convulsiones para estar seguro de su duración.

Es muy útil observar cuidadosamente la convulsión. En particular, ¿Cuáles fueron las primeras señales? ¿si afectó primero un lado del cuerpo? ¿Qué tipo de movimientos hizo el perro, por ejemplo, movimientos de remo, temblores, masticar o morder?.

Los expedientes de estas observaciones será una información muy útil para su veterinario.

Con qué frecuencia un perro con epilepsia experimenta convulsiones puede variar mucho entre los perros y sobre la vida de un perro individual. Registra la frecuencia con que tu perro tiene convulsiones. Es importante para detectar la forma en que su tratamiento está funcionando, y por lo que su veterinario puede alterar su tratamiento si es necesario.

Algunos perros experimentan convulsiones muy cercanas en el tiempo (por ejemplo, más de uno en un día), convulsiones que son muy largas, o convulsiones que inmediatamente conducen a más convulsiones, que no se detienen en  el medio. Estos tipos de convulsiones representan un riesgo particularmente alto para la salud de su perro, pueden ser potencialmente mortales.

¿Qué puede desencadenar la epilepsia de mi perro?.

Algunos perros pueden parecer tener ‘ desencadenantes ‘ que conducen a una convulsión, mientras que otros no. Las causas pueden variar de perro a perro.

En las personas con epilepsia, los desencadenantes comunes incluyen cansancio y falta de sueño, estrés y no tomar medicación.

El estrés es un desencadenante típico, y puede ser causado por una variedad de situaciones, incluyendo cambios en el ambiente, cambios en la rutina, paseos en coche, tormentas eléctricas, y visitas a los veterinarios por nombrar algunos.

Hay propietarios que dicen que ciertos alimentos o medicamentos parecen desencadenar convulsiones en su perro.

Mantener un diario de convulsiones puede ayudar a identificar los desencadenantes en nuestro  perro.

 Qué opciones de tratamiento están disponibles y se puede curar la epilepsia en perros.

En la mayoría de los casos, la epilepsia en perros no puede ser curada. Mantener un estatus libre de convulsiones sin causar efectos secundarios inaceptables es el objetivo final de la terapia con fármacos antiepilépticos.

Este equilibrio se logra en 15-30% de los perros. El objetivo del tratamiento médico es, por tanto, mejorar la calidad de vida de su perro, minimizando la frecuencia con que ocurren los ataques y cuán severos son.

Si tu veterinario recomienda comenzar la terapia con fármacos antiepilépticos, asegúrate de discutirlo a fondo para entender bien la importancia de este tratamiento y por qué es necesario.

Una vez iniciado, el tratamiento con fármacos se continúa indefinidamente, en la mayoría de los casos por el resto de la vida de tu perro, con controles periódicos de salud y análisis de sangre para asegurar la dosificación correcta de los medicamentos, la eficacia del tratamiento y los efectos secundarios mínimos relacionados con el tratamiento.

Es muy importante.

Darle al perro su medicación a la misma hora todos los días.

Darle la dosificación correcta de la medicación.

Continuar con el tratamiento y no detenerlo antes de hablar con tu veterinario.

¿Cómo sé si la medicación esta funcionando?.

El tratamiento farmacológico antiepiléptico se considera que esta funcionando si la frecuencia de sus convulsiones se reduce en al menos la mitad.

Para determinar si la medicación está funcionando, es necesario hacer un diario de ataques de epilepsia de tu perro. A partir de esto puedes rastrear patrones en la frecuencia de convulsiones de tu perro y la severidad para ver si se están produciendo mejoras.

Posibles efectos secundarios.

Los efectos secundarios comúnmente potenciales del tratamiento con fármacos antiepilépticos  incluyen somnolencia, tambaleo, aumento del apetito y sed, babeo, vómitos, diarrea, debilidad de las piernas traseras, aumento de peso, excitabilidad, inquietud y cambios conductuales.

Si tu perro deja de tener convulsiones o tu perro experimenta efectos secundarios potencialmente mortales, entonces tu veterinario puede recomendar que se detenga el tratamiento. Nunca detengas el tratamiento inmediatamente ya que esto puede causar convulsiones y estado epiléptico.

Por favor consulta a tu veterinario antes de cambiar la medicación.

Esperamos que os haya sido de utilidad este articulo.

Compártelo si crees que a alguien le puede ayudar.

Hasta el próximo articulo.

Un saludo peludo¡¡